Stories
Slash Boxes
Comments

Dev.SN ♥ developers

Dev.SN is powered by your submissions, so send in your scoop. Only 6 submissions in the queue.
posted by martyb on Thursday February 16, @10:58PM   Printer-friendly
from the tell-us-what-you-think dept.

For those who came here from our Third Anniversary Story... Welcome!

This story is for you. Feel free to play around with the new features, post comments, and moderate to your heart's content. If you find anything amiss or wish to discuss a feature or provide feedback, please comment here and/or leave a comment on the #dev channel on IRC.

This discussion has been archived. No new comments can be posted.
Display Options Breakthrough Mark All as Read Mark All as Unread
The Fine Print: The following comments are owned by whoever posted them. We are not responsible for them in any way.
(1)
  • (Score: 1) by mrpg on Monday February 27, @11:18AM (1 child)

    by mrpg (4057) <mrpgNO@SPAMsoylentnews.org> on Monday February 27, @11:18AM (#31101)
    A small comment.
  • (Score: 1) by mrpg on Monday February 27, @11:20AM (3 children)

    by mrpg (4057) <mrpgNO@SPAMsoylentnews.org> on Monday February 27, @11:20AM (#31102)

    HORACIO.- Yo te lo diré, o a lo menos, los rumores que sobre esto corren. Nuestro (11) último Rey (cuya imagen acaba de aparecérsenos)
    fue provocado a combate, como ya sabéis, por Fortimbrás (12) de Noruega estimulado éste de la más orgullosa emulación. En aquel
    desafío, nuestro valeroso Hamlet (que tal renombre alcanzó en la parte del mundo que nos es conocida) mató a Fortimbrás, el cual por un
    contrato sellado y ratificado según el fuero de las armas, cedía al vencedor (dado caso que muriese en la pelea) todos aquellos países que
    estaban bajo su dominio. Nuestro Rey se obligó también a cederle unaporción equivalente, que hubiera pasado a manos de Fortimbrás, como
    herencia suya, si hubiese vencido; así como, en virtud de aquel convenio y de los artículos estipulados, recayó todo en Hamlet. Ahora
    el joven Fortimbrás, de un carácter fogoso, falto de experiencia y lleno de presunción, ha ido recogiendo de aquí y de allí por las fronteras de
    Noruega, una turba de gente resuelta y perdida, a quien la necesidad de comer determina a intentar empresas que piden valor; y según
    claramente vemos, su fin no es otro que el de recobrar con violencia y a fuerza de armas los mencionados países que perdió su padre. Este es, en
    mi dictamen, el motivo principal de nuestras prevenciones, el de esta guardia que hacemos, y la verdadera causa de la agitación y
    movimiento en que toda la nación está. BERNARDO.- Si no es esa, yo no alcanzo cuál puede ser..., y en
    parte lo confirma la visión espantosa que se ha presentado armada en
    nuestro puesto, con la figura misma del Rey, que fue y es todavía el
    autor de estas guerras.
    HORACIO.- Es por cierto una mota que turba los ojos del
    entendimiento. En la época (13) más gloriosa y feliz de Roma, poco
    antes que el poderoso César cayese quedaron vacíos los sepulcros y los
    amortajados cadáveres vagaron por las calles de la ciudad, gimiendo en
    voz confusa; las estrellas resplandecieron con encendidas colas, cayó
    lluvia de sangre, se ocultó el sol entre celajes funestos y el húmedo
    planeta, cuya influencia gobierna el imperio de Neptuno, padeció
    eclipse como si el fin del mundo hubiese llegado. Hemos visto ya
    iguales anuncios de sucesos terribles, precursores que avisan los futuros
    destinos, el cielo y la tierra juntos los han manifestado a nuestro país y a
    nuestra gente... Pero. Silencio... ¿Veis?..., allí... Otra vez vuelve (14)...
    Aunque el terror me hiela, yo le quiero salir al encuentro. Detente,
    fantasma. Si puedes articular sonidos, si tienes voz háblame. Si allá
    donde estás puedes recibir algún beneficio para tu descanso y mi
    perdón, háblame. Si sabes los hados que amenazan a tu país, los cuales
    felizmente previstos puedan evitarse, ¡ay!, habla... O si acaso, durante
    tu vida, acumulaste en las entrañas de la tierra mal habidos tesoros, por
    lo que se dice que vosotros, infelices espíritus, después de la muerte
    vagáis inquietos; decláralo (15)... Detente y habla... Marcelo, detenle.
    MARCELO.- ¿Le daré con mi lanza?HORACIO.- Sí, hiérele, si no quiere detenerse.
    BERNARDO.- Aquí está.
    HORACIO.- Aquí.
    MARCELO.- Se ha ido. Nosotros le ofendemos, siendo él un
    Soberano, en hacer demostraciones de violencia. Bien que, según
    parece, es invulnerable como el aire, y nuestros esfuerzos vanos y cosa
    de burla.
    BERNARDO.- Él iba ya a hablar cuando el gallo cantó (16).
    HORACIO.- Es verdad, y al punto se estremeció como el
    delincuente apremiado con terrible precepto. Yo he oído decir que el
    gallo, trompeta de la mañana, hace despertar al Dios del día con la alta
    y aguda voz de su garganta sonora, y que a este anuncio, todo extraño
    espíritu errante por la tierra o el mar, el fuego o el aire, huye a su
    centro; y la fantasma que hemos visto acaba de confirmar la certeza de
    esta opinión (17).
    MARCELO.- En efecto desapareció al cantar el gallo. Algunos dicen
    que cuando se acerca el tiempo en que se celebra el nacimiento de
    nuestro Redentor, este pájaro matutino canta toda la noche y que
    entonces ningún espíritu se atreve a salir de su morada, las noches son
    saludables, ningún planeta influye siniestramente, ningún maleficio
    produce efecto, ni las hechiceras tienen poder para sus encantos. ¡Tan
    sagrados son y tan felices aquellos días!
    HORACIO.- Yo también lo tengo entendido así y en parte lo creo.
    Pero ved como ya la mañana (18), cubierta con la rosada túnica, viene
    pisando el rocío de aquel alto monte oriental. Demos fin a la guardia, y
    soy de opinión que digamos al joven Hamlet lo que hemos visto esta
    noche, porque yo os prometo que este espíritu hablará con él, aunque ha
    sido para nosotros mudo. ¿No os parece que dé esta noticia,
    indispensable en nuestro celo y tan propia de nuestra obligación?
    MARCELO.- Sí, sí, hagámoslo. Yo sé en donde le hallaremos esta
    mañana, con más seguridad.Escena III
    CLAUDIO, GERTRUDIS, HAMLET, POLONIO, LAERTES,
    VOLTIMAN, CORNELIO, Caballeros, Damas y acompañamiento.
    Salón de Palacio.
    CLAUDIO.- Aunque la muerte de mi querido hermano Hamlet está
    todavía tan reciente en nuestra memoria, que obliga a mantener en
    tristeza los corazones y a que en todo el Reino sólo se observe la
    imagen del dolor; con todo eso, tanto ha combatido en mí la razón a la
    naturaleza, que he conservado un prudente sentimiento de su pérdida,
    junto con la memoria de lo que a nosotros nos debemos. A este fin he
    recibido por esposa, a la que un tiempo fue mi hermana y hoy reina
    conmigo, compañera en el trono de esta belicosa nación; si bien estas
    alegrías son imperfectas, pues en ellas se han unido a la felicidad las
    lágrimas, las fiestas a pompa fúnebre, los cánticos de muerte a los
    epitalamios de Himeneo, pesados en igual balanza el placer y la
    aflicción. Ni hemos dejado de seguir los dictámenes de vuestra
    prudencia, que en esta ocasión ha procedido con absoluta libertad de lo
    cual os quedo muy agradecido. Ahora falta deciros, que el joven
    Fortimbrás (19), estimándome en poco, o presumiendo que la reciente
    muerte de mi querido hermano habrá producido en el Reino trastorno y
    desunión; fiado en esta soñada superioridad, no ha cesado de
    importunarme con mensajes, pidiéndome le restituya aquellas tierras
    que perdió su padre y adquirió mi valeroso hermano, con todas las
    formalidades de la ley. Basta ya lo que de él he dicho. Por lo que a mí
    toca y en cuanto al objeto que hoy nos reúne; veisle aquí. Escribo al
    Rey de Noruega, tío del joven Fortimbrás, que doliente y postrado en el
    lecho apenas tiene noticia de los proyectos de su sobrino, a fin de que le
    impida llevarlos adelante, pues tengo ya exactos informes de la gente
    que levanta contra mí, su calidad, su número y fuerzas. Prudente
    Cornelio, y tú Voltiman, vosotros saludareis en mi nombre al anciano
    Rey; aunque no os doy facultad personal para celebrar con él tratadoalguno, que exceda los límites expresados en estos artículos (20). Id con
    Dios, y espero que manifestareis en vuestra diligencia el celo de
    servirme.
    VOLTIMAN.- En esta y cualquiera otra comisión os daremos
    pruebas de nuestro respeto.
    CLAUDIO.- No lo dudaré. El Cielo os guarde.
    Escena IV
    CLAUDIO, GERTRUDIS, HAMLET, POLONIO, LAERTES, Damas,
    Caballeros y acompañamiento.
    CLAUDIO.- Y tú, Laertes, ¿qué solicitas? Me has hablado de una
    pretensión, ¿no me dirás cuál sea? En cualquiera cosa justa que pidas al
    Rey de Dinamarca, no será vano el ruego. ¿Ni qué podrás pedirme que
    no sea más ofrecimiento mío, que demanda tuya? No es más adicto a la
    cabeza el corazón ni más pronta la mano en servir a la boca, que lo es el
    trono de Dinamarca para con tu padre. En fin, ¿qué pretendes?
    LAERTES.- Respetable Soberano, solicito la gracia de vuestro
    permiso para volver a Francia. De allí he venido voluntariamente a
    Dinamarca a manifestaros mi leal afecto, con motivo de vuestra
    coronación; pero ya cumplida esta deuda, fuerza es confesaros que mis
    ideas y mi inclinación me llaman de nuevo a aquel país, y espero de
    vuestra mucha bondad esta licencia.
    CLAUDIO.- ¿Has obtenido ya la de tu padre? ¿Qué dices Polonio?
    POLONIO.- A fuerza de importunaciones ha logrado arrancar mi
    tardío consentimiento. Al verle tan inclinado, firmé últimamente la
    licencia de que se vaya, aunque a pesar mío; y os ruego, señor, que se la
    concedáis.CLAUDIO.- Elige el tiempo que te parezca más oportuno para salir,
    y haz cuanto gustes y sea más conducente a tu felicidad. Y tú, Hamlet,
    ¡mi deudo, mi hijo!
    HAMLET.- Algo más que deudo, y menos que amigo (21).
    CLAUDIO.- ¿Qué sombras de tristeza te cubren siempre?
    HAMLET.- Al contrario, señor, estoy demasiado a la luz.
    GERTRUDIS.- Mi buen Hamlet, no así tu semblante manifieste

    • (Score: 1) by mrpg on Monday February 27, @11:22AM (2 children)

      by mrpg (4057) <mrpgNO@SPAMsoylentnews.org> on Monday February 27, @11:22AM (#31104)

      me too

      • (Score: 1) by mrpg on Monday February 27, @11:27AM (1 child)

        by mrpg (4057) <mrpgNO@SPAMsoylentnews.org> on Monday February 27, @11:27AM (#31105)
        <sarcasm>how quaint</sarcasm>
        mrpg
        delete

        #!/bin/bash

        NAME=""
        echo "hi"
        read NAME

        No sarcasm or sarc.

        • (Score: 0) by Anonymous Coward on Monday February 27, @06:36PM

          by Anonymous Coward on Monday February 27, @06:36PM (#31106)

          If replying to yourself is the second sign of madness, then whatis replying to your reply?

  • (Score: 0) by Anonymous Coward on Tuesday February 28, @12:35PM (1 child)

    by Anonymous Coward on Tuesday February 28, @12:35PM (#31292)

    Let's see what nesting blockquotes now look like:

    Level 1.

    Level 2.

    Level 3.

    Level 4.

    Level 5.

    Oops, starting with level 4, they no longer properly nest!

    • (Score: 0) by Anonymous Coward on Tuesday February 28, @12:38PM

      by Anonymous Coward on Tuesday February 28, @12:38PM (#31293)

      Checked the HTML: Obviously the blockquotes are actively removed. Ouch!

(1)